saltar a contenido

Fundación Ramón Areces

Comprometidos con el progreso, la investigación, la educación y la cultura

Notas de prensa

Expertos señalan a aves acuáticas y murciélagos como origen de las próximas gripes

Publicado el 27/09/2018

Las epidemias anuales de gripe provocan cada año entre 290.000 y 650.000 muertes asociadas a enfermedades respiratorias

Inauguración Simposio Centenario Gripe Española-Blanca Sánchez Alonso, Federico Mayor Zaragoza y Adolfo García-Sastre

"Existe una gran reserva genética de virus de gripe en aves acuáticas, cerdos y murciélagos, que serán el origen de los próximos brotes de la enfermedad". Así lo ha declarado esta mañana el Dr. Robert G. Webster, investigador del St. Jude Children's Research Hospital de Estados Unidos, y uno de los mayores expertos mundiales en el virus de la gripe. El Dr. Webster participa en el Simposio Internacional que organiza hoy y mañana, viernes, la Fundación Ramón Areces y la Universidad CEU San Pablo con motivo del primer centenario de la pandemia de la Gripe Española. Webster ha explicado que el mayor desafío para controlar los virus de gripe consiste en predecir qué virus tienen la capacidad de saltar la barrera entre especies. Otros de los retos apuntan a conocer qué combinaciones y determinantes de virulencia pueden convertir al virus en un agente letal en humanos.

Este simposio, dedicado a la memoria del profesor Julio Rodríguez Villanueva, se ha aprovechado para hacer balance de los avances conseguidos desde la aparición del brote pandémico de la gripe española. Los científicos han explicado cómo ya se han caracterizado molecularmente las diferentes etapas de replicación viral, los mecanismos celulares alterados durante la replicación, así como numerosos aspectos asociados con la infección del virus. También han recordado cómo ya en este siglo XXI se han incorporado otras técnicas de análisis a gran escala para el estudio de la expresión genética durante la infección. En este sentido, el doctor burgalés Adolfo García-Sastre, director del Global Health and Emerging Pathogens Institute del Icahn School of Medicine en el Hospital Mount Sinaí de Nueva York, y uno de los mayores expertos mundiales en el virus de la gripe, ha mostrado una interesante técnica de marcaje de la proteína NS1 del virus de la gripe con un "código de barras" genético para poder estudiar la evolución y adaptación de un virus con una NS1 determinada en distintas especies animales. Por su parte, el Dr. Yoshihiro Kawaoka de las universidades de Tokio y Wisconsin, ha mostrado nuevas estrategias para afrontar el estudio de la patogenicidad del virus y cómo poder controlarlo en caso de nuevas pandemias. Igualmente, mediante el uso de nuevas técnicas de secuenciación, el trabajo expuesto por el Dr. Mirco Schmolke, de la Universidad de Ginebra, ha mostrado que existen cambios en la microbiota intestinal durante la infección por el virus de la gripe, desconociéndose aún las consecuencias de ellos y su relevancia para combatir esta enfermedad.

En este simposio internacional -Centenario de la Gripe Española de 1918. La peor pandemia en la historia contemporánea mundial: lecciones para el futuro- también ha habido tiempo para hablar de Historia. Webster ha recordado cómo el primer brote del virus de la gripe surgió de forma leve en Estados Unidos en 1918, pero que fue traído a Europa, a Francia, por los soldados norteamericanos. "Se desconoce cuándo esa cepa suave se convirtió en un monstruo que causaba hemorragia en nariz y oídos en adultos jóvenes sanos que morían ahogados en su propia sangre". Ha añadido cómo las condiciones de hacinamiento e insalubridad de las trincheras pudieron convertirse en el ambiente propicio para la génesis del virus letal. "En retrospectiva, es probable que Estados Unidos hubiera utilizado la guerra biológica sin querer para ganar la I Guerra Mundial. De hecho, el comandante alemán Erich von Ludendorff afirmó que el virus causó el colapso de su ejército", ha recordado.

Desde el Museo de Historia de la Medicina de la Universidad del País Vasco, Anton Erkoreka ha explicado que "en el centenario de la pandemia es necesario refutar algunas perogrulladas como la elaborada propaganda militar que logró su objetivo de engañar la percepción de la pandemia, una catástrofe sanitaria que causó cuatro veces más muertes que la Gran guerra en sí misma".

Desde las aves

La Dra. Wendy Barclay, del Imperial College de Londres, ha insistido en que existe una diferencia sustancial entre la maquinaria de replicación de los virus de la gripe en el núcleo de las células aviares y las humanas. Esta característica es un factor importante que previene la aparición de pandemias de gripe ya que supone una barrera que el virus tiene que sortear para adaptarse de una especie a otra. Como ha recordado, "los virus de la gripe aviar presentan una capacidad pobre para replicarse en el huésped humano. Para adaptarse, el virus necesita mutar". A juicio de los investigadores reunidos en este simposio, ese hecho nos salva de que se repitan pandemias como la vivida en 1918, que provocó entre 50 y 100 millones de muertes, lastrando a entre el 3% y el 5% de la población mundial.

Aún en la actualidad, las epidemias de gripe provocan cada año entre 290.000 y 650.000 muertes asociadas a enfermedades respiratorias. En el caso de España, en 2017 murieron cerca de 1000 personas como consecuencia de complicaciones asociadas a la gripe. Debido a que el virus está sujeto a cambios antigénicos permanentes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emite dos veces al año recomendaciones para la composición de la vacuna con el fin de hacerla más efectiva y poder combatir los virus circulantes. Algunos de los científicos que deciden cómo será ese compuesto, como el Dr. Peter Palese, de la Icahn School of Medicine en el Hospital Mount Sinaí de Nueva York, también ha acudido a este simposio.

El Dr. Raúl Ortiz de Lejarazu, Director del Centro Nacional de la Gripe en Valladolid, ha mostrado evidencias de cómo la exposición inicial a un virus de la gripe condiciona el tipo de respuesta frente a infecciones posteriores con otros virus de la gripe. Un concepto denominado pecado original antigénico y que condiciona la efectividad de las vacunas frente al virus de la gripe o frente a infecciones producidas por el virus a lo largo de nuestra vida.

Amelia Nieto, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) y del Centro de Investigación Biomédica (CIBER), ha mostrado una contribución prominente de la polimerasa viral en la patogenicidad de algunos virus de la gripe. En concreto, la producción de virus con genomas defectuosos está relacionada con una menor patogenicidad viral. La Dra. Nieto ha mostrado cómo algunas cepas aisladas de pacientes completamente sanos que murieron de la gripe presentan una menor capacidad de producir virus defectuosos. Alguna de estas cepas es capaz de infectar el corazón y causar una muerte súbita en animales infectados con la misma, ha señalado.

Por su parte, Aartjan te Velthuis, del Departamento de Patología de la Universidad de Cambridge, ha mostrado cómo algunos virus altamente patogénicos como el de la Gripe Española o la gripe aviar H5N1, que caracterizan por causar la muerte a través de la hiperestimulación del sistema inmune, son capaces de producir una mayor cantidad de genomas virales defectuosos y cortos que estimulan de una manera muy potente el sistema inmune del paciente.

Por su parte, Ilaria Capua, directora del One Health Center of Excellence de la Universidad de Florida, ha querido llamar la atención sobre la difusión de noticias falsas relacionadas con el mundo científico y cómo esto puede dañar también a quienes investigan en enfermedades como la gripe o que trabajan en las campañas de vacunación frente al virus. "Defender la credibilidad de la comunidad investigadora de la gripe en respuesta a esos ataques debería convertirse en una de nuestras prioridades más urgentes", ha explicado.

Síguenos en

  • Twitter
  • Facebook
  • Flickr
  • Youtube
  • Slideshare

© 2007 Fundación Ramón Areces Todos los derechos reservados.

c/ Vitruvio, 5. 28006 Madrid (España) | Teléfono: 91 515 89 80 | C.I.F.: G-28459311